Cuando se tiene un niño rebelde todos los deseos de ser padres desaparecen por momentos, puesto que no gustan nada los malos comportamientos de los hijos y llegan abundantes situaciones de desesperación. Por ello y para mejorar la conducta del niño se han establecido una serie de pasos y recomendaciones efectivas a utilizar por los padres o tutores.


nino-rebelde.jpg

 

1. Dialoga con tu hijo

 

Es un arma muy importante, puesto que a partir de los 2 años los niños ya nos pueden entender. 

 

Habla con él o ella para ver a qué se puede deber su comportamiento, debido a que en el 90 por ciento de los casos se debe a la falta de atención de los padres y la gran llamada que hace a los mismos, los problemas escolares con otros compañeros o incluso a la demasiada presión escolar o familiar.

 


2. Comparte cosas buenas y enseñale a portarse bien

 

Para la re-educación correcta del hijo se le deberá enseñar y marcar unas pautas (y por supuesto cumplirlas), como por ejemplo son;

 

- Interésate por el y todo lo que hace a lo largo del día, siempre escuchándole y elogiándole (como en buenas notas, buenos comportamientos, etc.)

- Darle mucho afecto y cariño hasta el momento en el que el niño se comporte mal.

- Pasar más tiempo con él, haciendo actividades diarias cuando se porten bien, como paseos al parque, excursiones, juegos en casa o incluso ver películas de dibujos todos juntos (recomendable 2 horas al día aproximadamente).

- Nunca obsequiar un buen comportamiento con regalos (Solo en navidades, cumpleaños o fechas señaladas).

 

 

3. Castiga y rectifica el comportamiento de tu hijo

 

Cuando grite o tenga un mal comportamiento se le deberá de avisar, hablándole de forma tranquila y paciente de lo malo que ha hecho para que no lo vuelva a repetir y así que no tenga que ser castigado.

 

Si los problemas se repiten, castígalo al momento durante ese día (o el día siguiente si sucediese por la noche) de  estas maneras (en función de sus gustos y eligiendo siempre los que más le pueda afectar):

- Quitarle sus consolas o videojuegos.

- Quitándole el postre de una comida.

- Dejándole por supuesto sin salir a la calle ni de actividades juntos.

- Castigándole a permanecer junto a tí sin moverse durante dos horas o hasta que ha recapacitado.

 

 

4. Si la rebeldía del niño se debe a muertes o enfermedades en la familia, así como algún cambio brusco en su vida o entorno no duden en acudir a un profesional especializado (psicólogo infantil).

 

 

Si a pesar de todas estas pautas tuviésen algún otro tipo de problema coméntenlas para ayudarles de una forma más concreta y personalizada.


Escribir un comentario - Ver los 1 comentarios
Volver a la página principal

Buscador

Categorías

motorb-copia-2.png

 

bellezax-copia-1.png

cocina.png

culturao-copia-1.png

economia.png

educacion-copia-1.png

entretenimiento.png

familia-copia-1.png

hogar.png

inmo.png

viajes-copia-1.png

moda.png

salud.png

tecnologia-copia-1.png

naturaleza-copia-1.png

animales-copia-1.png

otros.jpg

Síguenos!

Created by: Twitter on web
Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados